El Carnaval

DE LA VALLE BIELSA

Con el fin del invierno en Bielsa se celebra la fiesta más emblemática del valle y orgullo de sus habitantes: el Carnaval de La Valle Bielsa. Desde el jueves hasta el domingo, curiosos personajes cargados de simbolismo inundan las calles y convierten la villa en un hervidero de música, color y diversión, pero sobre todo de raíz y tradición. 

EL RITO PAGANO DE INVIERNO

BAILE DE CARNAVAL
MONTAÑESA Y MADAMAS
TRANGAS DE BIELSA
TRANGAS, ONSOS Y AMONTATO
RONDA DE CARNAVAL
TRANGAS, AMONTATO Y CABALLET
TRANGAS Y GARRETAS, AÑOS 80
Previous
Next

Los orígenes

DEL CARNAVAL

Nada se sabe de la primera celebración y del origen de los personajes, lo que sí es cierto es que esta fiesta viene de épocas muy lejanas. Se trata de un rito con mucho simbolismo: el fin del invierno y la llegada de la primavera, el bien y el mal, la transgresión…

El Carnaval es una fiesta que une a los belsetanes y reafirma año tras año la identidad del valle. Tanto es así que incluso durante la Guerra Civil y los años de la Dictadura el Carnaval inundó las calles de Bielsa de fiesta y alegría.  

LOS PERSONAJES DE CARNAVAL

La Tranga

Quizás es el personaje más simbólico y representativo del Carnaval. Los jóvenes del valle se visten con cuernos y piel de choto, camisa de cuadros y saya (falda), calcetines de lana y abarcas (calzado tradicional). La cara se enmascara con follín (hollín y aceite) y en la boca se colocan una trunfa (patata) con dientes tallados a navaja.

A la espalda cuelgan las esquillas (cencerros) y portan una gran berra o tranga (tronco de árbol joven). 

La Madama

Junto a la Tranga encontramos a la Madama, personaje femenino fundamental del Carnaval. Las jóvenes solteras se visten con un traje que se confecciona cada año, basado en un cuerpo de piqué blanco sin mangas, al que se le añaden unas mangas cortas almidonadas de organdí. Otra variante del traje es llevar un chipón negro (chaqueta) de lanilla, de manga larga. Ambas piezas se adornan con una puntilla y cintas de raso de colores prendidas una a una con alfileres. El traje se completa con una vistosa falda de rasete, muy colorida y adornada con puntillas y cintas, joyas, guantes y zapatos blancos de tacón.

Una vez vestidas, las Madamas esperan la llegada de las Trangas en las puertas de sus casas, donde son recogidas para continuar la Ronda. Las Madamas son pura alegría, y bailan sin parar haciendo volar sus faldas.

L 'Onso y el Domador

L’Onso (el oso) es un temido personaje del Carnaval de Bielsa cuyo simbolismo es evidente. Se trata de jóvenes dentro de un saco de arpilla con la espalda bien cubierta de rebasto (hierba seca) y una piel de oveja, que junto a dos tochos (palos) en las manos para simular andar a cuatro patas, lo convierten en el feroz oso pirenaico.

Junto a él siempre está el Domador, que ataviado con una cuera (zamarra de pastor) lleva al oso atado con una cadena. Tan pronto lo cuida dándole de comer y beber que lo castiga a golpes con su tocho.

L 'Amontato

L’Amontato («el que va montado») es un traje que consiste en una abuela confeccionada con alambre que parece que lleva a un hombre a sus espaldas. El hombre lleva un fifuet (látigo) con el que azota a la gente. Representa el matriarcado del valle, a modo de sátira, donde todo el peso de la casa recaía sobre la mujer.  

El Caballet

El Caballet («el caballito») usa el mismo sistema de engaño que l’Amontato, pero en lugar de abuela el disfraz es un caballo con una gran falda y cascabeles. El jinete también lleva un fifuet con el que incordiar a los presentes. 

La Garreta

La Garreta es otro traje típico que nunca falta en Carnaval. Es un disfraz tanto de mujer como de hombre y se basa en camisa de manga larga y pantalón hasta la rodilla, muy amplios y coloridos.

Antiguamente se confeccionaba con pañuelos de seda típicos del valle, pero al perderse éstos durante la guerra, se adquirieron pañuelos de Portugal por su similitud. Una boina con cintas de colores completan este llamativo traje. 

La Hiedra

Otro de los personajes habituales es la Hiedra, aunque no se considera tradicional. De hecho, hay una «leyenda urbana» que trata sobre sus orígenes, y es que según cuentan un carabinero pidió permiso para disfrazarse en Carnaval, y su superior le contestó que «sí, pero de verde», así que el ingenioso carabinero se disfrazó con hojas de hiedra. El traje se reduce a una vestimenta negra sobre la que se cosen una a una hojas de esta planta hasta tapar todo. Es un personaje tanto femenino como masculino.

LA FIESTA

de Carnaval

GOLUCHOS
PREPARANDO LAS BERRAS PARA LAS TRANGAS
HACIENDO AJACEITE
JUICIO A CORNELIO ZORRILLA
CORNELIO ZORRILLA
Previous
Next

Los preparativos

Y EL JUICIO A CORNELIO ZORRILLA

Desde San Antón, 17 de enero, adultos y sobre todo niños se disfrazan de Goluchos, personajes que van pidiendo de casa en casa y cuya intención es evitar ser reconocidos. Mientras, en todas las casas se llenan las despensas para que no falte comida y bebida durante la fiesta y los jóvenes de Bielsa preparan las berras de las Trangas.

El jueves de Carnaval se confecciona un muñeco de paja y se disfraza según la crítica que se quiera hacer ese año (normalmente política), y es que el muñeco no es otro que Cornelio Zorrilla, presunto autor de todo lo malo que le ha sucedido al valle. En un juicio popular, Cornelio es declarado culpable y se le cuelga en la ventana del ayuntamiento, donde permanecerá viendo el Carnaval hasta el domingo de madrugada, que será quemado en la hoguera dando fin a la fiesta.

El viernes se celebra una cena popular en la plaza, al calor de una gran hoguera, preámbulo de lo que sucederá el sábado y el domingo. 

La Ronda

Y EL BAILE DE CARNAVAL

El sábado y el domingo de Carnaval son los platos fuertes de esta fiesta. Las Madamas se visten en sus casas y las Trangas y Onsos en conjunto, pues a primera hora de la tarde empieza la Ronda de Carnaval.

La Ronda parte de la plaza de Bielsa con las Trangas y demás personajes haciendo un recorrido por el pueblo para recoger a las Madamas que aguardan en las puertas de sus casas. Una vez completado el recorrido, interrumpido por el ataque de los Onsos, se realiza un baile en la plaza y se reparte torta y melocotón con vino a todos los asistentes. La fiesta continúa hasta que el cuerpo aguante, y el domingo de madrugada Cornelio será quemado en la hoguera dando por finalizado el Carnaval.

La semana siguiente se celebra Piñata, una cena de hermandad de todo el valle, reminiscencia de épocas pasadas en las que durante la celebración del Carnaval los jóvenes recogían viandas de casa en casa para posteriormente celebrar esa cena. 

TRANGAS ENCAMINANDOSE A LA PLAZA
MADAMAS ESPERANDO A LA RONDA
TRANGA RECOGIENDO A UNA MADAMA
RONDA DE CARNAVAL
MADAMA BAILANDO EN LA RONDA
BAILE EN LA PLAZA
ONSOS Y DOMADOR EN LA PLAZA
TRANGA EN ACCIÓN
QUEMA DE CORNELIO Y FIN DEL CARNAVAL
Previous
Next