Français - English
Inicio arrow Cultura arrow El Belsetán
 

Inicio
Situación
Núcleos
Valles
Planos
Ibones
Naturaleza
Archivo Museo
Cultura
Deportes
Album de fotos
Servicios
Alojamiento
Teléfonos
Contacto
Agenda
Meteo
Enlaces
Mapa Web
Noticias

 

El Belsetán E-Mail
martes, 04 de diciembre de 2007
  
  
    

El dialecto del valle de Bielsa
A principios del siglo XX todavía era frecuente en el valle de Bielsa el uso de un lenguaje vernáculo propio -el belsetán-, que debe considerarse como un dialecto de la denominada fabla aragonesa.

El uso generalizado del belsetán en el valle es producto del aislamiento físico y cultural a que estuvo sometido este territorio hasta 1920, en que se concluye la carretera de acceso y se inician las obras para la explotación hidroeléctrica de la cuenca alta del Cinca, lo que conllevó la llegada de un gran número de trabajadores foráneos.
  
Este hecho, además del escaso nivel de concienciación lingüística de sus habitantes, el proceso de implantación educativa en castellano, o el acceso de la población a los medios de comunicación -radio-, conllevaron la paulatina desaparición del belsetán.
  
Al tratarse de un dialecto muy localizado en una pequeña comunidad rural, apenas hay textos escritos, si bien ha sido estudiado por Antonio Badia Margarit (1944-47) y J.J. Pujadas. (1973).

  

Carta escrita en belsetán por Colaset de la Plañera desde los baños de Tiermas (Zaragoza), a su esposa Segunda, que reside en Espierba (Valle de Bielsa), en 1930.
  

Tiermas, 26 d'Agosto de mil nobezientos trenta.

Querida esposa Segunda, que ta yo yes la primera, (e no quía Dioz qu'en jamas lo contrario suzeda).

A quí me tiens, resalata, n'iste balneyario de Tiermas, ta on soy arribato ers dos diyas d'aber salito de Bielsa.

Tenié güen biache, a Dioz grazias, sin mareya-me la capeza, sobre tot de Jaca t'aquí, que ibi á güena carretera, con uns paisaches tan bonicos que dica l'alma triste alegran.

En Jaca ( o como le y dizen, de lo Perineyo la Perla), y eba mutos beraneyans que y son tomando la fresca; allí m'estié unas cuatre oras con uns amigos de Güesca en amistosa tertulia (millor dito, charrateta); y eran lo siñor Láviña e la suya muller Catarecha que y son mayestros en Calanda e dinantes el fueren de Bielsa, e lo siñor Sanchez de Castro que bien pareix un profeta.

Sabrás que me rezibioren en pompa al arribar ta ísta.

Pos al baixa-me de l'auto e chitar lo piet ta tierra al biyeme de balons, pañuelo na capeza, con sombrer de Sastago decantato ta una orella, calzando obarcas bien pinchas ligatas con abarqueras, chaqueta pinchata al güembro

La faixa dica la culera, la bara de petichaina, ta gayata tan man dreta, lo semblán campechano e con cara de franqueza me s'azercoren uns mozos e altras tantas camareras saludame e preneme toz ers bultos e maletas; me leboren ta una fonda, cuasi, cuasi qu'en palmetas; la dueña me saludó¡ con cariñosas zalemas, e dica per tú preguntó, per ers ninnos e ninnera.

La berdá, que a yo listas cosas me causan estrañeza dica qu'un güen ansotán me fizió a yo lista albertenzia: ixo ye qu'en bel descudio te y abrán bisto la cartera.

Ascape de da-me cuarto, que y era lo lumer trenta, m'en fué ta biyer lo médico ta que me fes la rezeta.

Iste siñor, muy tratable, se conoix que tiene zentia, ye bien atén e s'afija ta coneixer las dolenzias, e ordenar lo tratamién e regimen que y conbienga; t'asegura-se millor se lo corazón me y ba en regla e lo figau e las frechuras, se metió per las orellas dos tubos largos de goma qu'un reloj sotenaban, e m'el pasó por lo peto anzima la camiseta.

M'esplicó qué y e el que tiengo e me dió una papeleta ta que lo bañer m'apreste en pescina de preferencia baños con churro calién ners curróns e na renera, ners chabillars, nas rodetas, ners güenmbos e nas muñecas.

Gï ye empezipeyato a baña-me que güena falta me fecha te saca-me tanta roña como tenebe nas camas; pos no me yebe bañato (se no lebo mal la cuenta) ya ba ta cinco u seis años, dende que cayé en Pineta de grapas drento de lo Cinca, apresiguindo unas güellas e pasando una palanga de maderas mal sujetas, que luego, tu ta saca-me, en traje de Adan e Eba soco sin follas de parra ni tapó de figuera, m'estregores con esparto e de lo burro la sudadera quedando més limpio e blanco que la flor de la azuzena...

Drento lo baño foy ginasia con ers brazos e las camas emitando lo mobimién
de qui marcha en becicleta, u de qui muele café no mostrador de la botiga, u es trompazos de Paulino Uzcudun cuan boseya tamién doy carabirolas
quiero fer güeltas peleras ensayandome a nadar boca t'alto e tripa baixo (en cuanto y á pasato lo tiempo qu'el marca un reloj d'arena) m'ixeco e m'abio aprisa, d'ers piez ta capeza me tapo con una manta d'ixas que dizen de Palenzia, que pareixco un gulucho d'ers que no emplegan careta; liger m'en voy tal cuarto a sudar cuasi una oreta, pero per irye tan tapato que casi marchabe a tientas, al arribar zerca lo mio, m'e intibocato de puerta e me ficato n'un cuarto
que no me perteneixeba, sin da-me cuenta de lo cambio dica'nceder una bela, e al destapa-me ers dos güellos m'alcuentro con tres mozetas, retratos de las Tres Grazias, que'anzima una cama yeran...

En primeras y an chilato pero luogo, entre risetas, me son encorrito ta pill-me zerrando bien la puerta ta tene-me, és segur e casca-me la pellaja.

Al pronto, per l'espanto desmayato soy caito en tierra; pero al debanta-me en brazos de la més forzuta d'aqueras, ye rebigito, e d'un brinco, soy salito ta difuera, entrando no mio cuarto, zerrando con clau la puerta...

¡Que de güenas me soy librato de tener garras ligeras!

La muller de Putifar furtó a Chuset la capeza; yo sin manta me soy quedato per culpa d'ixas donzellas.

Amés del baño e las duchas, ta curar la garraspera me fan alentar n'uns tubos apareixitos a trompetas, la bapor que d'allí y sale sulfata de primera els pulmos e la garganta, lo nas e dica la luenga, anque istoy qu'ixe estrumén no bale gran cosa güena, la carabina d'Ambrosio millor carga diz que leba.

A las oras de minchar arribo lo primer ta la mesa e estoy de dengún me gana a saca-me la tripa plena, pos ya que te cobran car tonto ye qui no aprofita: a digual pre, calzer d'ombre, deziba en Jaca una nena.

T'asegura-me la fámbre cuan nos gritan ta la mesa me purgo yo toz ers diyas con baso de manesia.

Las minchuzas que nos sirben son abundans e güenas, a campirol toz ers platos me sirbe la camarera, ansi, qu'a begatas, m'apuro ta'angullir allá en zagueras.

Cuan arribamos ta's postres, e y beigo que garra oserba, con desimulo, m'empocho un prezieco, bel la pera, cualque plátano u manzana con bizcochos e galletas, qu'almazeno ta'ars mozez, e ta tú, ta cuánt tos yi beiga.

Ixo si, soy esplendido con mozos e camareras; yo les doy güenas propinas e las ganas a conzenzia, que ya sabes que anda lo carro engraixando bien las ruedas.

Toz ers diyas s'en ba chen u en ba arribando altras nuebas; ayer arribó tia Cándida, que con ers kilos que pesa, s'estrozeyó l'auto que trayeba.

Como güé tiengo galbana, con iste sol que te crema me canso ya de escrebir
e foy punto dica un altra feta.

Cudeyate e cudeyame a'rs crios; da esprisions a Marieta a'rs pariéns e a'rs amigos, e ta tú tot lo que quieras de lo tuyo marito, que yé Colaset de la Plañera.
  

  
 
< Anterior   Siguiente >
Enlaces | Mapa Web | Contacto